El tiempo

El tiempo es como la muerte. No espera a nadie. Pasa despreocupado llevándose miserias y alegrías, siempre cruel… Recién llegado al masificado campo de refugiados de Fermo, Luka Brajnović observa cómo mucha gente pasa el día sin hacer nada, esperando que se...
Una jornada en Bolonia

Una jornada en Bolonia

En Bolonia, a donde llegó a finales de junio de 1945 procedente de Reggio Nell Emilia, Luka Brajnović, se aventuró a salir del campo de refugiados para ver la ciudad de la que tanto le había hablado Slobodan Maca, un amigo suyo de Zagreb, que había pasado ahí su época...

El único plan posible

En el campo de refugiados de Treviso (Italia), a Luka el tiempo se le hacía eterno entre la incertidumbre por su futuro y la separación de Ana que se había quedado en Zagreb con la pequeña Elica. Y únicamente piensa en cómo hacer para reunirse con ellas. El día 27 de...

Separados

Una marea humana salía de Croacia hacia Eslovenia para llegar a la frontera con Austria al encuentro de las tropas inglesas, huyendo de las fuerzas comunistas, cuando Luka Brajnović emprendió ese viaje desde Zagreb con sus tres cuñados el 6 de mayo de 1945. Era el fin...

El recuerdo de Elica

Conocí a mi padre cuando él acababa de cumplir 37 años y yo estaba a punto de cumplir 12. Fue en un andén  oscuro de la estación de tren de Munich que, al igual que el resto del mundo, aún olía a guerra y polvo: esa guerra que me impidió vivir con mi padre esos 12...