En el aniversario del fallecimiento de Luka Brajnović publico este breve poema en el que habla de despedida con esperanza. Lo escribió en Canet de Mar, la villa del Mareseme catalán donde iba a disfrutar de su querido Mediterráneo en los últimos años de su vida. La fotografía de la panorámica de Canet con el mar al fondo es obra de su nieta Milena, diseñadora gráfica, que vive allí. 

Adiós a la Mar

Una de mis próxima despedidas

será la última.

Nos separamos cada otoño

cada uno a su manera.

 

Tus olas son hoy incoloras y frías.

¿Para qué te sirven

si no puedes librarte de mi mirada?

Tu curas todas mis heridas

y me salvas del torbellino oscuro

que me amenaza.

 

Me escondes hoy tu azul lato

por el que navegaba a remos, vela

y pensamiento

cuando todo era aún lejos de todas las despedidas.

 

Te dejo.

En algunas partes hay incendio

(arden los montes)

Quizás, aún vuelva cansado y lento

a tus playas

como si hubiese estado siempre

en tu orilla

o buscaré simplemente

desde alguna esquina

seguros indicadores

en las lejanías.

 

me invade la paz

y con ella la alegría

Luka Brajnović

Canet de Mar, 1984

 

%d bloggers like this: