El salvajismo de la civilización moderna, plasmado en el paisaje de una Italia destruida por la guerra es lo que Luka Brajnović consideró mientras le trasladaban de un campo de refugiados a otro.el 4 de junio de 1945. En su diario anota el grito de su alma: “No más guerra”.

Pero la humanidad y la civilización en la que vivimos continúa poblando el mundo de paisajes de destrucción, muerte y sufrimiento iguales o peores que aquellos, aunque se cuide de mantenerlos lejos del corazón de lo que llamamos Occidente. “La renuncia al humanitarismo y la justicia y la opción por la  violencia y  la ley del más fuerte”,  a los que se refiere el joven refugiado, siguen campando por sus fueros en muchos puntos del planeta y nada parece que vaya a frenarlos. Y han pasado más de 70 años…

Ayer, (escribe desde unos establos en un cuartel militar de Bolonia el 5 de junio de 1945) alrededor del mediodía, nos fuimos de los Cuarteles de Monigo (campo cerca de Treviso) en grandes camiones hacia nuestro -como nos aseguraron- campo permanente. Esta vez recorrimos la línea Treviso – Magliano – Mestre – Padua – Rovigo – Ferrara – Bolonia.

Por las amplias, confortables y rectas carreteras de Lombardía, nos conducían un destino desconocido. íbamos con el corazón abrumado por la experiencia y una gran incertidumbre. Especulábamos sobre cuál sería nuestro destino final, pero nadie, excepto el silencioso chófer, lo sabía.

Nos apresurábamos dejando atrás ciudades y pueblos destruidos. Podíamos sentir los distantes horrores de una tempestad de espantos. Pero de alguna forma esas ruinas llaman a la meditación a un memento continuo ¡ No más guerra! . Sin embargo, se siente una psicosis no de post-guerra atroz  sino de los días desafiantes de la pre-guerra atroz que llena las almas de ansiedad y miedo.

Todos estos lugares que he mencionado,  parecen simples montones de escombros y piedras. La miseria de la destrucción, que ha caracterizado el momento de salvajismo de la civilización moderna. Una  civilización que ha renunciado a la humanidad y la justicia, que son derechos genuinos y naturales del hombre y se ha decantado por la muerte violenta y la ley del más fuerte.

Ferrara no parece ya una población .

No he podido divisar ni un solo edificio entero, que no estuviera dañado por las bombas y las batallas. Sería bueno tener la oportunidad de ver la antigua ciudad para observar toda la extensión de los horrores de esta – la guerra más terrible en la historia humana. Nunca había visto las imágenes tan impresionantes. Ni siquiera cuando en 1943 tuve que recorrer a pie Kordun y Lika como prisionero y tuve la oportunidad de ver los efectos devastadores e inhumanos de la peor guerra fratricida.

Lo que una vez fueron líneas rectas de casas contra el horizonte, hoy parece un escenario mordido. Ruinas que se proyectan como palos sobre el cielo, un cielo siempre azul y sereno. Un espantoso dolor, que está a temporalmente contenido, todavía vive bajo esas pilas de piedras y polvo y bajo los tejados abiertos.

 

La fotografía, del Imperial War Museum Muestra la entrada de las fuerzas Británicas en las ruinas de Argenta, cerca de Padua.