Slobodan Vuković, columnista del periódico montenegrino Vijesti, acaba de publicar un artículo dedicado a la figura de Luka Brajnović, en el que le sitúa como la  personalidad más importante y con más repercusión internacional de la cultura de Kotor (su ciudad natal) en el siglo XX.

El columnista recuerda en su artículo la correspondencia que mantuvo con Luka Brajnović con motivo de la puesta en marcha del Premio de la Comunicación que lleva su nombre en 1997. Explica cómo se han desarrollado los premios desde entonces, su prestigio y su alcance internacional.

Habla también de la repercusión que ha tenido allí la reedición de la novela histórica Tripo Kokoljić que Luka Brajnović escribió en croata en su juventud. La primera edición se perdió debido a la guerra, pero la esposa de Luka, Ana Tijan, conservó las pruebas de imprenta y gracias a ellas, la obra pudo ser reeditada en 2003. La novela narra la biografía de un pintor de Kotor formado en Venecia, que pintó los frescos del santuario de la Virgen de la Roca situado en una islita en medio de la bahía. Está muy bien documentada y describe la vida de la Boca de Kotor a finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII, en tiempos del dominio veneciano en la ciudad amurallada. En las descripciones de la belleza natural de los paisajes de Kotor se descubre ya al poeta que hay en Brajnović.

 

%d bloggers like this: